El blog de creatividad de Marielo.
El blog de creatividad de Marielo.

Los 5 pasos del proceso creativo

los 5 pasos del proceso creativo

El proceso creativo esta comprendido en cinco pasos:

El primero es un período de preparación, de inmersión, consciente o no, en un conjunto de cuestiones problemáticas que son interesantes y suscitan curiosidad.

La segunda fase del proceso creativo es un período de incubación, durante el cual las ideas se agitan por debajo del umbral de conciencia. Durante este tiempo probablemente se realizan las conexiones inusitadas. Cuando intentamos resolver un problema conscientemente, procesamos información de forma lineal, lógica. Pero cuando las ideas se llaman unas a otras por sí solas, sin que nosotros las dirijamos por una senda recta y estrecha, pueden llegar a producirse combinaciones inesperadas.

El tercer componente del proceso creativo es la intuición, a veces llamada el momento «¡Ajá!», el instante en que Arquímedes gritó«¡Eureka!» al entrar en el baño, cuando las piezas del rompecabezas encajan. En la vida real, puede haber varias intuiciones entremezcladas con períodos de incubación, evaluación y elaboración.

El cuarto componente es la evaluación, cuando la persona debe decidir si la intuición es valiosa y merece la pena dedicarle atención. Ésta es con frecuencia la parte emocionalmente más difícil del proceso, cuando uno se siente más incierto e inseguro. Habitualmente, también entonces los criterios interiorizados del campo y la opinión interiorizada del ámbito se convierten en importantes. ¿Es esta idea realmente novedosa, o es obvia? ¿Qué pensarán de ella mis colegas? Éste es el período de la autocrítica, del examen introspectivo.

El quinto y último componente del proceso es la elaboración. Probablemente es el que lleva más tiempo y supone el trabajo más duro. A esto se refería Edison cuando decía que la creatividad consiste en un 1 % de inspiración y un 99 % de transpiración”.

El proceso creativo no es tanto lineal, cuanto recurrente. El número de interacciones por las que pasa, de vueltas que encierra, de intuiciones que precisa, es algo que depende de la profundidad y amplitud de los temas que se tratan. A veces la incubación dura años; a veces, unas horas. A veces la idea creativa incluye una intuición profunda y un número incalculable de otras menores. En algunos casos, como sucede con la formulación básica de la teoría de la evolución de Darwin, la intuición básica puede aparecer lentamente, en destellos separados e inconexos que lleva años aglutinar en una idea coherente. Para cuando Darwin entendió claramente lo que su teoría suponía, ésta ya no era una intuición, porque todos sus componentes habían aparecido en su pensamiento en momentos diferentes del pasado se habían ido conectando entre sí lentamente sobre la marcha. Fue un «¡Ajá!» atronador construido a lo largo de toda una vida, formado por un coro de pequeños «¡Eureka!».

Sobre el autor

Soy una mente inquieta. Mi meta es difundir un mensaje: “todos podemos ser creativos”. Mi lema es “disfrutar con lo que uno hace”. Mi inquietud es: “desarrollar su propia creatividad investigando sobre ella”.

Dejar una respuesta