El blog de creatividad de Marielo.
El blog de creatividad de Marielo.

Mihaly Csikszentmihalyi ¿Dónde está la creatividad?

mihaly-csikszentmihalyi-creatividad

Ante la pregunta ¿dónde está la creatividad?, Mihaly Csikszentmihalyi responde que hay tres elementos principales a tener en cuenta: El campo, el ámbito, y la persona individual.

Mihaly Csikszentmihalyi

– La primera de ellas es el campo, que consiste en una serie de reglas y procedimientos simbólicos. Las matemáticas son un campo; o, si adoptamos una definición más matizada, el álgebra y la teoría numérica se pueden considerar campos. A su vez, los campos están ubicados en lo que actualmente llamamos cultura o conocimientos simbólicos compartidos por una sociedad particular, o por la humanidad como un todo.

– El segundo componente de la creatividad es el ámbito que incluye a todos los individuos que actúan como guardianes de las puertas que dan acceso al campo. Su cometido es decidir si una idea o productos nuevos se deben de incluir en el campo. En las artes visuales el ámbito lo constituyen los profesores de arte, los directores de museos, coleccionistas de arte, críticos y administradores de fundaciones, organismos estatales que se ocupan de la cultura. Éste es el ámbito que selecciona qué nuevas obras de arte merecen ser reconocidas, conservadas y recordadas.

– Finalmente, el tercer componente del sistema creativo es la persona individual. La creatividad tiene lugar cuando una persona, usando los símbolos de un dominio dado, como la música, la ingeniería, los negocios o las matemáticas, tiene una idea nueva o ve una nueva distribución, y cuando esta novedad es seleccionada por el ámbito correspondiente para ser incluida en el campo oportuno. Los miembros de la siguiente generación encontrarán esa novedad como parte del campo que les viene dado y si son creativos seguirán cambiándolo a su vez. En ocasiones, la creatividad supone el establecimiento de campo nuevo: se podría afirmar que Galileo inició la física experimental y que Freud esculpió el psicoanálisis sacándolo del campo ya existente de la neuropatología. Pero si Galileo y Freud no hubieran sido capaces de atraer a seguidores que se reunieran en ámbitos diferentes para promover sus respectivos campos, sus ideas habrían tenido una repercusión mucho menor, o no habrían tenido ninguna en absoluto.

Así, la definición que se sigue desde esta perspectiva es: creatividad es cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente, o que transforma un campo ya existente en uno nuevo. Y la definición de persona creativa es: alguien cuyo pensamientos y actos cambian un campo o establecen un nuevo campo. Es importante recordar, sin embargo, que un campo no puede ser modificado sin el consentimiento explícito o implícito del ámbito responsable de él.

Mihaly Csikszentmihalyi analiza las consecuencias de esta respuesta cuando afirma lo siguiente:

– No es preciso suponer que la persona creativa sea necesariamente diferente de cualquier otra. En otras palabras, no es un rasgo personal de «creatividad» lo que determina si una persona será creativa. Lo que cuenta es si la novedad que produce es aceptada con vistas a ser incluida en el campo. Esto podría ser fruto de la casualidad, de la perseverancia o de estar en el lugar oportuno en el momento oportuno. Puesto que la creatividad está constituida conjuntamente por la interacción entre campo, ámbito y persona, el rasgo de creatividad personal puede ayudar a generar la novedad que modifica dicho campo, pero no es una condición suficiente ni necesaria para ello.

– Una persona no puede ser creativa en un campo en el que no ha sido iniciada. Por enormes que sean las dotes matemáticas que pueda tener un niño, no será capaz de hacer una aportación a las matemáticas sin aprender sus reglas. Pero, aun cuando se aprendan las reglas, la creatividad no se puede manifestar si falta un ámbito que reconozca y legitime las aportaciones novedosas. De ahí se sigue, además, que la creatividad solo puede manifestarse en un campo y ámbitos ya existentes.

-También hay que tener presente las misteriosas fluctuaciones en la atribución de la creatividad a lo largo del tiempo. Por ejemplo la creatividad de Rafael fluctúa a medida que cambian el conocimiento histórico del arte, las teorías críticas del arte y la sensibilidad estética de cada época. Según el modelo de sistemas, tiene perfecto sentido decir que Rafael fue creativo en los siglos XVI y XIX, pero no entre ambos ni después. Rafael es creativo cuando la colectividad se siente movida por su obra y descubre nuevas posibilidades en sus pinturas. Pero cuando sus pinturas parecen amaneradas y rutinarias a quienes saben de arte, a Rafael sólo se le puede considerar un gran proyectista, un sutil colorista -quizás incluso un individuo personalmente creativo- pero no creativo con mayúsculas. Si la creatividad es algo más que una intuición individual y es co-creada por campos, ámbitos y personas, entonces la creatividad se puede construir, desconstruir y reconstruir varias veces a lo largo del curso de la historia.

Quizás la consecuencia más importante del modelo de sistemas es que el grado de creatividad presente en un lugar y un tiempo determinados no depende sólo de la cantidad de creatividad individual. También depende en igual medida de lo bien dispuestos que estén los respectivos campos y ámbitos para el reconocimiento y difusión de las ideas novedosas.

Sobre el autor

Soy una mente inquieta. Mi meta es difundir un mensaje: “todos podemos ser creativos”. Mi lema es “disfrutar con lo que uno hace”. Mi inquietud es: “desarrollar su propia creatividad investigando sobre ella”.

Dejar una respuesta