El blog de creatividad de Marielo.
El blog de creatividad de Marielo.

Barbara Beskind, la abuela de Silicon Valley

Barbara Beskind, la abuela de Silicon Valley

El sueño de Barbara Beskind siempre fue ser diseñadora, pero la vida le pasó por delante sin poder ejercer. Hace dos años vio una entrevista por televisión al fundador de Ideo, David Kelley, en la que hablaba de la importancia de contar con un equipo de diseño diverso. Quedó tan fascinada que mandó una carta ofreciéndose. Tras varias entrevistas logró el trabajo cumplidos los 90. Todo un logro en Silicon Valley, donde cumplir la treintena significa llegar al tope, donde se oculta la fecha de nacimiento en el currículum y donde solo el 1% de las solicitudes prospera. Beskind es una rareza pero allí está, formando parte del equipo de creadores de esta empresa en la que no solo diseña, también da su opinión sobre los productos para  mayores. Y no se trata de una empresa cualquiera. De Ideo salió, por ejemplo, el primer ratón de Apple.

Gretchen Addi, una socia del estudio, fue la encargada de comprobar que la historia de Barbara Beskind era cierta, que la antigua enfermera de la II Guerra Mundial podría aportar valor al equipo. “Cuando fui a visitarla a su casa desplegó los prototipos en los que trabajaba”, cuenta. Addi fue, en gran parte, la culpable del fichaje: “Tiene una vida apasionante”. No le falta razón. Su voluntariado sanitario durante la guerra y su licenciatura en Arte y Diseño en la Universidad de Siracusa la convirtieron en la candidata perfecta para desplazarse a Baumholder (Alemania) entre 1955 y 1957 para revisar el funcionamiento de una máquina que lesionaba las manos de los operarios.Y desde finales de los sesenta y hasta su jubilación ejerció como profesora para estudiantes con dificultades. En la solicitud de trabajo en la que hablaba de su vida profesional también explicaba que a pesar de su edad era capaz de moverse de manera autónoma – aunque usa dos palos de esquí para desplazarse- y tenía suficiente energía como para sumarse al equipo.

Sidney La Londe, una de sus compañeras de trabajo, pide disculpas por la negativa de Barbara Beskind a hablar con los medios de comunicación. Beskind solo va a trabajar algunos días, normalmente una vez a la semana. Un coche la deja en la puerta de la sede en Palo Alto y después vuelve a por ella poco antes de las tres de la tarde. “Hace poco que cambió de proyecto. No viene siempre. Prefiere usar sus energías exclusivamente en su trabajo”, la justifica.

Es capaz de mantener horas de concentración. ¿La clave? Su móvil solo hace llamadas de emergencia

En julio de 2013 entró a formar parte de la firma con la ilusión de una becaria, ataviada de pañuelo, pantalón vaquero y, uno de clásicos de la zona, las zapatillas de deporte. Su primera aportación desde que llegó a Ideo ha sido un bastón para mayores, algo parecido a un tacatá pero con modificaciones importantes. Mientras que el modelo habitual provoca un desequilibrio claro -uno debe echar el cuerpo hacia delante para mover el aparato, algo no tan sencillo cuando los músculos pierden vigor-, el suyo es algo más elevado y cuenta con partes basculantes para adaptarse mejor. “La forma de andar es más natural y el agarre en caso de emergencia, también”, explicó en una charla con los alumnos de Stanford, la universidad puntera de la Costa Oeste, cercana a su trabajo. En Ideo se dieron cuenta rápidamente de que estaba en lo cierto, pero también de que además de sus diseños cool, el nicho de mercado para los más mayores es cada vez mayor.

Sus compañeros de trabajo destacan de ella dos cualidades: su facilidad para experimentar cualquier idea por alocada que parezca y su lema, “mantenlo sencillo”, algo que, quizá sin saberlo, le acerca mucho a la doctrina sobre la que Steve Jobs construyó Apple.

En Silicon Valley donde todos piensan en hacer fortuna y retirarse, donde uno de los temas recurrentes es el nuevo “muere joven y deja un bonito cadáver”, “emprende y vende pronto tu empresa”, Beskin solo pide más tiempo para poder disfrutar del empleo de sus sueños. Ha confesado que uno de sus secretos es que se considera muy superior a sus compañeros a la hora de concentrarse. es capaz de pensar sobre un problema concreto durante más de cuatro horas sin interrupciones. ¿La clave? Su móvil solo sirve para hacer llamadas de emergencia -su escasa capacidad visual apenas la permite usarlo-. La abstracción es su mejor herramienta.

Via El Pais

Sobre el autor

Soy una mente inquieta. Mi meta es difundir un mensaje: “todos podemos ser creativos”. Mi lema es “disfrutar con lo que uno hace”. Mi inquietud es: “desarrollar su propia creatividad investigando sobre ella”.

Dejar una respuesta